Descubren una proteína que frena...

Descubren una proteína que frena al parásito de la enfermedad del sueño

noticia-default

MADRID, 23 Oct. (EUROPA PRESS)

Científicos españoles de la Red de Investigación de Enfermedades Tropicales (RICET), perteneciente al Instituto de Salud Carlos III, han descubierto una nueva proteína cuya inactivación frena la multiplicación en la sangre del parásito que provoca la tripanosomiasis africana, también llamada la enfermedad del sueño, según publica en su último número la revista 'Proceeding of National Academy of Sciences' (PNAS).

Dicha proteína, llamada quinasa TOR-4, es específica de los tripanosomas y su inactivación también induce una reducción del crecimiento del parásito de forma irreversible, lo que no sólo abre una vía pionera para el tratamiento de esta enfermedad, sino que sería extrapolable a otras enfermedades tropicales.

La tripanosomiasis africana humana o enfermedad del sueño es una de las Enfermedades Tropicales Desatendidas (ETD) que causan una significativa morbilidad y mortalidad en el mundo en vías de desarrollo. De forma esporádica, esta enfermedad emerge en proporciones epidémicas en las regiones rurales del África subsahariana, es mortal si no se trata y los medicamentos disponibles actualmente para combatirla son muy tóxicos.

Provocada por la picadura de la mosca tse-tsé infectada que introduce unos parásitos llamados 'Trypanosoma brucei', inicialmente los tripanosomas se multiplican en los tejidos subcutáneos, sangre y linfa, pero pueden llegar a invadir el sistema nervioso central al cruzar la barrera hematoencefálica. Además cuentan con un mecanismo cuyo fin es evitar el sistema inmunitario de la persona afectada.

La quinasa TOR-4 es una proteína que regula la actividad de otras proteínas (mediante su fosforilación) y al hacer esto provoca una "cascada de señalización", es decir, muchas proteínas activando procesos de crecimiento (síntesis de proteínas, de ARN, de lípidos, etcétera). Consecuencia de esto el parásito se multiplica de una forma descontrolada causando la enfermedad.

Según explica el coordinador de este estudio, Miguel Navarro, que desarrolla su trabajo en el Instituto de Parasitología y Biomedicina López Neyra de Granada del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), "lo que se ha comprobado es que cuando inhibimos, es decir, paramos la actividad de esta quinasa TOR-4, conseguimos que la forma infectiva del parásito, que es muy proliferativa (se multiplica a gran velocidad), pase a quedarse en un estado quiescente y detenga su infección".

Además, "lo más importante" es que este cambio es irreversible, lo que convierte a TOR-4 en una gran diana terapéutica porque frenamos de forma irreversible la señal que hace proliferar al parásito que provoca la enfermedad del sueño".

En busca de inhibidores

Tras constatar esta hallazgo, Navarro ha explicado que ya han iniciado la búsqueda de inhibidores selectivos de esta quinasa de tripanosoma para una posible utilización frente a la infección de este parásito, es decir, que impidan la multiplicación del parásito en sangre.

"Si estos inhibidores lograran ser específicos, selectivos, con las características farmacocinéticas adecuadas, etc, podríamos verlos convertidos en fármacos", ha explicado.

Además, el hallazgo científico de las nuevas quinasas TOR en tripanosomas ha dado lugar a un proyecto para identificación de nuevos fármacos frente a esta enfermedad, en colaboración con el químico Michael Pollastry (NEU University, USA) y la compañía farmacéutica GSK y financiado por la Fundación OpenLab, entidad cuyo objeto social es acelerar el descubrimiento de tratamientos para enfermedades tropicales desatendidas (malaria, tuberculosis, leishmaniasis, enfermedad de Chagas, tripanosomiasis humana africana, etc).